Ofrecemos imágenes de cómo quedó el lugar donde se cometieron los asesinatos de dos cabras, de lo cual hemos informado también en auténtica primicia, noticia desagradable que posteriormente ofrecimos lamisma noche de su publicación en este blog, precisamente al inicio de Antena Abierta, en Radio Faycán.

Observen cómo la hermosa palmera sería testigo de la muerte de dos animales indefensos que fueron presa de los desaprensivos, amigos de lo ajeno, muertos de hambre o que posteriormente venderían la carne.

Lo raro es que sólo observamos el charco de sangre junto a las cabezas separadas obviamente de los cuerpos y no apreciamos nada a sus alrededores, como tampoco encontró la Guardia Civil.

Según hemos podido saber este no es un hecho aislado, por lo que sus autores están acostumbrados a este tipo salvaje de sacrificar animales en gallanías alejadas de la población, por lo que se presume que tuvieron mucho cuidado para trasladar los cuerpos, pues la carretera está algo lejos o por el barranco.

Ofrecemos estas imágenes para que incluso los autores de este delito comprueben cómo dejaron el lugar...

Nos solidarizamos plenamente con el propietario de la machorra y de la cabra por la manera en que se produjo su muerte y robo, seguramente si se las llevan vivas no hubiese sido igual, repetimos a punto de darle un infarto al humilde cuidador de estos animalitos, ¡qué diría el Padrre Báez!..

Si la siguiente noche fueron en busca de un macho y otra cabra, se quedaron con las ganas, ya que no le sucederá felizmente como a las otras dos decapitadas, al menos en el mismo lugar.